Skip to content

Todos contra el tecnopor

07/31/2006

El domingo 16 de julio a las 3 de la tarde se convocó a una protesta pacífica cerca al E. Wong de San Miguel. Los organizadores eran básicamente chicas de la Universidad Agraria de la Molina. A eso de las 3 y 10 pm un pequeño grupo de ellas estaban ubicadas en una esquina de plaza San Miguel, que está entre las avenidas Universitaria y La Marina. Dos de ellas cargaban con una banderola enorme, y otras dos repartían los volantes a las personas que caminaban por el lugar.

A esa hora llegué junto con mi novia y una amiga más, y como no encontré a nadie conocido, e instado por la novia, me acerqué al grupo de chicas ecologistas y me presenté. Inmediatamente después nos pusimos a colaborar con ellas. Después de algunos minutos, más chicas se sumaron al grupo, y un chico más, con lo que los únicos representantes del sexo opuesto, hasta el momento, quedamos encargados de portar la banderola. El resto de chicas se dividió en dos grupos, el mayoritario se quedó a nuestro lado levantando carteles para que los autos que pasaban por ahí los leyesen. Mi novia y su amiga, volantes en mano, recorrieron Plaza San Miguel repartiendo la propaganda ecologista.

No creo necesario relatar todas las minucias propagandistícas de esa jornada, pero si el apoyo posterior de otras personas que se sumaron a trabajar junto con nosotros. Al final, en total fuimos unas 15 personas, 10 chicas y 5 chicos, más o menos.

Entre los incidentes están los relacionados a los miembros del Serenazgo, de la Policía, y los agentes privados de seguridad del centro comercial. Todos ellos unieron esfuerzos para hacernos la jornada casi imposible. Felizmente, las chicas tenían permiso de la prefectura para protestar. Intentaron sacarnos incluso de la vereda, alegando que era propiedad del centro comercial. ¡Habrase visto tremenda desfachatez! La vereda es pública señores. Pertenece a todos.

Debo resaltar el mayoritario apoyo popular que recibimos de las personas que pasaban por el lugar. Muchas de ellas se acercaban a nosotros a conversar y hacernos preguntas. Algunas nos felicitaban por la campaña informativa, y otras pocas, como un taxista, nos solicitaban más volantes para ellos también repartir. Campañas como esta, diferentes a las clásicas y multitudinarias marchas, pareciera ser más eficaces en cuanto llegan en mayor medida a la población circundante y pueden informar de manera más detallada.

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: