Skip to content

Nueva Ley del Trabajo

01/23/2007
A raíz de un proyecto de ley aprobado en la Comisión de Trabajo del Congreso en donde se cambian algunas normativas laborales, que le dan mayores beneficios laborales a los trabajadores, un debate se va haciendo cada vez más público, y en él se puede apreciar la incoherencia de este sistema económico y de esta democracia catatónica.

El debate gira en torno a la estabilidad laboral. Según los “expertos” en la materia, lease empresarios, periodistas liberales y entrometidos profesionales, la estabilidad laboral no hace más que traer desgracias a nuestro país en vías de desarrollo. Lo que hace este proyecto de ley es darle la oportunidad al trabajador formal, despedido injusta y arbitrariamente (lo que se tiene que comprobar primero en un juicio, y todos sabemos lo que demora un juicio en este país), de recuperar lo perdido. Como dije, en caso de comprobarse tras algunos años que ese trabajador fue despedido arbitrariamente, sin razón alguna, este trabajador despedido tiene hasta el tercer día para solicitar su reposición, en caso de no hacerlo el trabajador va a recibir una indemnización como mínimo de 24 sueldos (antes la ley estipulaba un máximo de 12 sueldos). Claro está, que en ambos casos, previamente el trabajador debe cobrar todo el tiempo que ha estado despedido, todas sus mensualidades.

El argumento favorito de Althaus, comentarista de la TV en el canal N, es que este proyecto de ley lo que busca es solo beneficiar a una minoría de la población que es trabajadora formal, es decir, que está en planillas y tiene alguno que otro beneficio social. La estabilidad laboral para estos sujetos significa que el empleador no quiera contratar formalmente a más trabajadores. Por ende, un proyecto así no debe ser aprobado. Lo que no entienden, es que con proyecto o sin proyecto, la especialidad de nuestros empresarios nacionales, y los internacionales que operan en el país, es la evasión tributaria y el recorte de beneficios salariales a sus empleados.

La estabilidad laboral no recorta la posibilidad de acceso de los trabajadores informales a la formalidad laboral. Mas bien, debería existir una ley que obligue la formalización de los empleos, así como la formalización de las pequeñas empresas. Lo que vemos en cambio es a un Estado inoperante, que ni siquiera hace cumplir las 8 horas de trabajo o el pago de horas extras.

Lo paradójico del asunto es que con el TLC y con la mayoría demócrata en el congreso gringo, Estados Unidos está solicitando que el Perú asegure más a sus trabajadores, es decir, les de mayor estabilidad labora. Entonces, ¡en qué quedamos? El país supuestamente más liberal del planeta nos pide mayor estabilidad laboral, y aquí nuestros empresarios se horrorizan cuando se toca el tema.

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: