Skip to content

Desalojo del mercado de Santa Anita: un ejemplo más de desintegración social

05/30/2007

Hace un par de días atrás se resolvió sin mayores daños personales (muertos o heridos) el sitio de la Policía a los comerciantes del mercado de Santa Anita. Sin embargo, me niego a calificar todo ello de pacífico, tal como la prensa viene pregonándolo, y de positivo para el país. Por el contrario, esta situación ha generado una brecha más entre la población urbano-rural de Lima y el Estado (en sus distintas representaciones: Gobierno, Municipio de Lima, Policía).

Algunos comentaristas afirman que este desalojo constituye la reinstauración del orden en el país, y sobre todo, del predominio de la ley en nuestro territorio. Paradójicamente, en esta cueva de ladrones llamada Perú (si!, con P de… pendejada) el respeto de la ley es lo último que importa. Lo que importa es el trato que se le otorga a los infractores puestos al descubierto, dependiendo del origen social que ostentan. Así, podemos constatar el trato privilegiado que recibe la actual fiscal de la Nación acusada de entorpecer las investigaciones contra el narco Zevallos para favorecerlo. Esto es, cambiar a la fiscal encargada de la investigación (que encontró droga en uno de sus aviones) y nombrar otro de dudosa reputación y moral, con la orden expresa de informarle los detalles del caso. Cuando los indicios que incriminan a su esposo con Zevallos son todavía más claros.

Sin embargo, para la mayoría de la prensa esto no es lo suficientemente escandaloso y repudiable como lo es la invasión de un extenso terreno baldío por parte de decenas de personas de bajos recursos económicos, siendo un buen porcentaje de ellos migrantes o descendientes del ande. ¡Invasión que se produjo hace 5 años atrás! Y osan sorprenderse todavía cuando los casi “animalescos” comerciantes los atacan fisicamente. Como a los reporteros del canal 5 que filmaban como varios de ellos se retiraban caminando tras la intervención de la policía. Claramente se escucha el pedido de algunos de ellos para que los dejen de filmar, pedido que no es respetado por el camarógrafo quien miente pero no deja de enfocarlos. Es que esas personas no tendrán mayor educación superior, pero no son tontos.

Hay que dejar en claro algo: la prensa escrita y de tv atacó e injurió a su antojo a los comerciantes, lo que naturalmente produjo por parte de ellos sentimientos de animadversión contra los periodistas. Por eso resulta casi estúpido el comentario de un reportero de canal 7 que casi se lamentaba que no haya habido una respuesta violenta por parte de los sitiados. ¿No era que habían jurado defender el terreno con su vida? Tontamente se preguntaba. (Quizá pensó que estaba haciendo un comentario agudo: pobre imbécil!). Además, un día antes se publicaba una noticia en Perú 21, que fue lanzada también en los noticieros, en la cual se informaba que la policía había capturado cerca del mercado a una banda de delincuentes que portaban armas. Por ende, magistralmente deducían que tales armas podían tener como destino a los sitiados del mercado. ¿Eso no es desinformación?

Por eso, la imagen de un niño, hijo de algunos de los comerciantes sitiados, siendo un sitiado el mismo, que salía de una comisaría gritando enojado, dice mucho de las consecuencias que va a traer todo esto:”Ya verán ellos (los policías) cuando yo sea grande, me voy a vengar”. Y el Perú no termina de salir de un ciclo perverso de vendetas, siendo la última la de Sendero Luminoso, cuando decenas de personas desquiciadas y centenas de personas esperanzadas en un futuro mejor desearon voltear la tortilla. Ojalá que nunca llegue el día en que la tortilla se vuelva, es hora de romper nuevos huevos, poner un poco de harina y cocinar otra.
Anuncios
7 comentarios leave one →
  1. Anonymous permalink
    05/30/2007 8:01 PM

    ojala un dia un grupo de indigentes te invada la casa que compraste y despes te demores 10 años en sacarlos…pobrecitos!!!!!!!!!!!!!

  2. marcayuq permalink
    05/31/2007 12:11 PM

    Respuesta clasica que en cierta forma, y nunca pense decirlo, refleja la posicion de clase de las personas de clase media, quienes son los que gozan de cierta estabilidad juridica, y se aprovechan mejor de la propiedad privada, cosa que no pasa con las personas de bajos recursos quienes padecen mucho en formalizar sus terreros, sean predios rurales o urbano. Si no me crees te invito a que des una vuelta por las oficinas del PETT-Lima… pd. puedes invadirme cuando quieras, ultimamente me falta compañia jaja

  3. Harold W. permalink
    05/31/2007 7:24 PM

    El Estado de derecho debe ser inflexible en la aplicación de sus códigos. Los contribuyentes no tienen por qué ponerse a sopesar razones tales como “justicia social” o “desintegración social”. Esas son tonterías. El que no cumple la ley, aquel que la infringe desvergonzadamente, es un delincuente por los cuatro costados. Punto.

  4. marcayuq permalink
    05/31/2007 7:42 PM

    No estoy de acuerdo, porque el derecho esta basado en las costumbres, y las costumbres vienen justamente de la expeiencia cotidiana del ser humano…. la cual es variable…. ademas por eso existe la jurisprudencia en el derecho, xk este no lo abarca todo… y por ultimo, en el peru no se juzga a todos por igual….. si tienes plata te tratan distinto

  5. Anonymous permalink
    06/01/2007 9:04 AM

    Vaya cantinfladas juridicas que esbozas para confunfir a tus lectores. Diez Canseco y los caviares te deben querer. Ciertamente el delincuente no tiene condición social y apelar al lloriqueo y victimización es ridículo.

  6. marcayuq permalink
    06/01/2007 11:06 AM

    Cómo responder semejante majaderia…. imposible, pero la publico para que se den cuenta de la tolerancia y del espíritu democrático de algunos ciudadanos de “bien”

  7. 06/01/2007 10:58 PM

    Uy que bonito ver que el nivel del debate de los comentaristas de este articulo es tan elevado. “Caviares”, “indigentes”, “delincuentes” son bonitas maneras de dar argumentos, ¿no?

    Bueno, quisiera comentar que para bien o para mal la “invasión” ha sido la manera generalizada en que los peruanos hemos accedido a la propiedad privada en los últimos 50 años. Es la hitoria de Villa El Salvador, de San Martín de Porres, de Los Olivos, de El Agustino… Si en todos esos casos se hubiera cumplido a rajatabla las profundas recomendaciones de los comentaristas que me han antecedido (desalojoar a los invasores porque son “delincuentes”)… ¿donde viviría la población de Lima?

    Claro! La invasión no es la mejor respuesta. Pero cuando un Estado no tiene una política coherente para que las poblaciones de menos recursos accedan a la propiedad del suelo, objetivamente es lo único que queda. Por favor! Les recomiendo por lo menos revisar un poco el tema de acceso a la vivienda en la siguiente página: http://www.viviendadigna.org.pe

    Y tb. les recomiendo leer el excelente artículo de Rocío Silva sobre Santa Anita: kolumnaokupa.blogsome.com

    Saludos!

    runa
    lapalabraingenua.blogspot.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: