Skip to content

En el reino de lo absurdo

10/18/2008

Vivimos en un país en donde el absurdo es la norma. Casi sin sorpresa, nos percatamos que lo que podría resultar inimaginable en otras sociedades, es posible en el Perú. No solo tenemos un absurdo Presidente, que miente y miente y la nariz nunca le crece, sino también un absurdo Primer Ministro, antes preso de su dogmatismo y ahora preso de su ambición. Aunque probablemente, los mayores absurdos se encuentran entre los electores.

Nadie se salva del absurdo, ni siquiera el redundante escritor de este artículo. Y las situaciones se van sucediendo unas tras otras, en un recorrido constante y perenne. Por eso, a nadie sorprende el video de Rómulo León. Nuestras reacciones se debaten entre la costumbre, la hilaridad y la frustración. Como única respuesta, denunciamos ridículas cortinas de humo, que sin embargo, pudieron existir. Mi generación creció entra las mejores: vírgenes, curanderos y asesinos en serie. Somos tan precavidos de no caer en el absurdo, que nuestras bromas sobre el mismo no dejan de tener un halo de sospecha.

Es tan absurdo todo, que en nuestro país las caricaturas no solo reflejan nuestra realidad sino que se anticipan a ella. O quizá, León leyó a Heduardo y le copió la idea, o quizá Heduardo es parte de otra cortina de humo. Otra insensatez más. Entonces, en el reino de lo absurdo, lo que es impensable en otros lados del mundo, siempre es posible en el nuestro. Ahora se entiende el eslogan de PROMPERU: Perú, vive la leyenda. Y sería eso materia de un cuento de hadas, si lo que se hiciera realidad en nuestro país no fueran absurdos.

Magaly Medina es ahora una heroína de la libertad de prensa. Simon dice que García es un buen Presidente. Rómulo León afirma que solo le contaba bromas a Químper. Mientras Químper revienta de risa y vaticina su pronta liberación. Mientras tanto, a los de a pie, sólo nos queda inventar cortinas de humo porque entre tanto absurdo, uno más ya no importa.

Al final, lo más patético de todo, es que nos encanta regodearnos entre tanta inmundicia. ¿Y tú, también vives la leyenda?

Actualización: Ya salió la segunda parte del reportaje de Ocram-Godoy

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: